Las inversiones sostenibles mejoran la rentabilidad de empresas y ahorradores

Las entidades que contribuyen a la mejora medioambiental, social y de buena gobernanza potencian su imagen y la aceptación de sus productos por parte de los consumidores y refuerzan el retorno del inversor.

Las inversiones sostenibles son cada vez más rentables para las empresas y los grupos financieros españoles, según los participantes de la mesa redonda de los Desayunos de LaInformacion.com, patrocinados por Ibercaja, en la que diversos expertos coincidieron en que las entidades que contribuyen a la mejora medioambiental, social y de buena gobernanza potencian su imagen y la aceptación de sus productos por parte de los consumidores, aumentan las posibilidades de éxito y mejoran sus perspectivas de futuro. Los vehículos que, además, cuentan con el carácter de ser ‘solidarios’ cuentan con un impacto añadido, ya que financian proyectos sociales mediante la donación de una parte de la comisión de gestión.

El encuentro sobre inversiones sostenibles, celebrado en el Centro de Negocio de Empresas de Ibercaja en Madrid, fue moderado por Cristina Triana, subdirectora de LaInformacion.com, y contó con la participación de José Carlos Vizárraga, director general de Ibercaja Pensión; Ana Patiño, catedrática de genética, investigadora y miembro del comité de Niños contra el Cáncer; y Javier Molero Segovia, director del Departamento de proyectos y Agenda 2030 de la Red Española del Pacto Mundial de la ONU.

Gestión de activos

José Carlos Vizárraga, de Ibercaja Pensión, afirmó que en España las inversiones sostenibles en la gestión de activos se remontan a hace más de una década, aunque en los últimos años es cuando se ha producido un aumento muy importante de las mismas. “En 2010 las comisiones de control de nuestros fondos de empleo ya tenían un carácter muy social y nos orientaron a que buena parte de nuestras inversiones comenzaran a ser sostenibles, pero ha sido durante los últimos 10 años cuando se ha dado una verdadera eclosión en este sentido en el conjunto del mundo financiero, impulsada también por las nuevas obligaciones regulatorias en materia de inversión”.

El nuevo escenario financiero ha tenido, a su vez, un efecto de tracción para otras entidades y empresas, que han ido incorporando criterios medioambientales, sociales y de buena gobernanza a su actividad, lo que les ha dado acceso además a nuevos flujos de capital que de otra forma no hubieran llegado. “Es lo que nos lleva ahora a hablar de sostenibilidad en todos los foros de gestión de activos, pero también en cualquier otro sobre energía, automoción, alimentación, etc.”.

Vizárraga recordó que Ibercaja lanzó en 2015 los primeros fondos con carácter sostenible y solidario, en los que una buena parte de la comisión de gestión se destinaba a fines sociales. “Es verdad que todo el rendimiento de nuestro negocio acaba en nuestros accionistas, que son fundaciones de cajas de ahorros y tienen un fin social; pero también queríamos contar con otra vía directa de contribución a la sociedad desde la gestora, apoyando proyectos como el de ‘Niños contra el Cáncer’, un programa de la Clínica Universidad de Navarra.

Ayuda a los pacientes

El programa ‘Niños contra el Cáncer’ persigue dos finalidades, como explicó la catedrática de genética e investigadora Ana Patiño. “Ayudar a los pacientes que no tienen recursos suficientes financiando tratamientos especializados que no pueden darse en un contexto estándar de la sanidad como, por ejemplo, medicina personalizada a través de estudios genómicos, cirugías específicas para determinados tipos de tumores o tratamientos por vías más inaccesibles como la intraarterial. Y financiar una parte de la investigación que se desarrolla en el laboratorio de Pediatría de la Clínica Universidad de Navarra, que deriva terapias avanzadas para tumores cerebrales y sarcomas, algunos de muy mal pronóstico en la actualidad”.

Patiño explicó que el cáncer infantil adolece de una financiación constante y solvente en muchos ámbitos. Y añadió que “el hecho de que algunos apuesten por programas que apoyan la investigación en este campo nos permite conseguir recursos que no obtendríamos de otra manera; y nos ayuda también a convertirnos en un canal informativo para ayudar a cualquier familia que tenga un niño con cáncer”.

Cambios en los consumidores

Las nuevas tendencias y requerimientos de los clientes han transformado el marco de actuación del sector empresarial y la forma en que trabajan e invierten las compañías, como apuntó Javier Molero, de la Red Española del Pacto Mundial de la ONU. “Los consumidores están cambiando los hábitos de compra en mayor o menor medida, y ya no consideran solamente que no se produzcan impactos negativos en materia social o ambiental a la hora de adquirir un producto, sino que piden incluso que tenga impactos positivos, lo que supone todo un cambio de paradigma”.

Según la encuesta del CIS, el 91% de la población española está, muy o bastante, preocupada por la emergencia climática, y esa preocupación se va trasladando también, de una u otra forma, a los hábitos de consumo, según Molero. “Y en este proceso surgen también más oportunidades para las empresas porque se pueden generar nuevos nichos de mercado y productos en todos los sectores: bonos y préstamos sostenibles en el ámbito financiero, turismo y moda sostenible, y un sinfín de oportunidades que se deben aprovechar”.

A su vez, las empresas han elevado las exigentes con sus proveedores. “Les piden más cláusulas contractuales en materia de sostenibilidad, les evalúan en derechos humanos y medio ambiente e, incluso, llegan a romper relaciones comerciales en el caso de que cometan actuaciones con impactos negativos en alguno de estos ámbitos”. Y es que “desde el año 2015, con la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el cambio de paradigma ha sido importante”.

El empuje de los inversores

Como inversor y propietario de activos, Ibercaja contribuye a potenciar la sostenibilidad en las empresas con las que se relaciona. “En nuestras inversiones no solo miramos los ratios financieros de estas compañías, sino que también trabajamos con sus ceos y directivos para mejorar la gobernanza, potenciar los aspectos sociales y conseguir que equipos y clientes se sientan satisfechos con los mensajes que se están transmitiendo y de los que dependerá el éxito futuro. Intentamos influir en las empresas en las que invertimos para que adopten criterios alineados con los objetivos de la Agenda 2030 y, si no lo hacen, podemos decidir abandonar nuestro posicionamiento en las mismas. Además, tenemos una web donde colgamos todos los proyectos candidatos a recibir la donación de una parte de la comisión de gestión y los partícipes de los fondos pueden tomar parte en la elección de los mismos”.

La donación por parte de Ibercaja de recursos procedentes de la comisión de sus fondos tiene un valor añadido, apunta Ana Patiño. Proporciona una gran visibilidad a los proyectos que los reciben, ya que los partícipes de estos fondos pueden conocerlos mucho mejor, lo que a su vez les ayuda a captar más apoyos. “Esto tiene una doble cara: nos conocen muchas más personas y somos más accesibles para personas que potencialmente pudieran necesitar nuestra ayuda”. La experta se mostró muy agradecida por la contribución de la entidad financiera a la “estabilización de la investigación del cáncer infantil”. Y destacó la importancia de la misma señalando que “nuestro laboratorio ha publicado recientemente unos trabajos clínicos, en los que a 12 niños con un tumor cerebral se les ha dado una opción terapéutica, que antes no la tenían”.

La importancia del capital privado

El capital privado es fundamental en el logro de los 17 objetivos de desarrollo sostenible del Acuerdo de París en 2030, afirmó Javier Molero. “Esto es así porque ahora mismo existe un déficit de financiación público de la Agenda 2030 de 4,2 billones de dólares anuales por parte de los gobiernos, particularmente en los países en desarrollo, por lo que el papel del sector empresarial es clave”. Por eso, “desde el Pacto Mundial estamos llamando a la acción a las empresas para redirigir el máximo capital posible a la consecución de estos objetivos”. Y es que las finanzas sostenibles pueden ayudar mucho en ámbitos tan variopintos como “la lucha contra el cambio climático, la reducción de la pobreza y del hambre, el impulso de la igualdad de género o el cuidado de los océanos”.

Por su parte, el director general de Ibercaja Pensión resaltó la importancia de que las entidades financieras transmitan a la sociedad sus esfuerzos en este ámbito, y añadió que el 30% de los fondos y planes existentes en España cuentan ya con una orientación sostenible en sus inversiones. Además, indicó que, concretamente en su entidad, el 25% de la comisión que pagan los clientes de fondos de inversión o planes de pensiones solidarios se destina a este fin.

La progresión de la inversión sostenible es imparable. De acuerdo con las cifras de Javier Molero, concentra “35 billones de dólares en todo el mundo, con un 15% de crecimiento respecto a los dos últimos años”. En España avanza “a un ritmo algo menor que en otros países como Alemania o Francia, pero representó ya alrededor de 379.000 millones de euros en 2021 (casi el 30% de la inversión total de los fondos en España), con un incremento del 10% con respecto a 2020”.

Fuente: https://www.lainformacion.com/

Agenda

junio, 2024

Filtrar eventos

No hay eventos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X