Situación

En marzo, durante el confinamiento, Concha Borrel decidió darse de alta en portales eróticos para poder seguir llenando la nevera después de que la pandemia y el confinamiento paralizasen, de golpe, todos sus ingresos como prostituta. Ahora, su trabajo es estrictamente ‘online’: atiende a los hombres a través de una pantalla. “Desde entonces, mi clientela ha cambiado completamente, porque la mayoría de mis clientes habituales tienen hijos o nietos y no pueden conectarse. Vivo con lo justo porque no quiero tener contacto físico, pero soy una privilegiada porque al menos tengo esa vía”, cuenta esta trabajadora sexual de Barcelona y portavoz del sindicato no oficial Otras. “Muchas compañeras ahora mismo no tienen ni para comer, mucho menos para pagar internet”. El confinamiento dejó desamparadas de la noche a la mañana a miles de mujeres prostitutas. Primero, fueron expulsadas de los clubes en los que trabajaban (y vivían) al ser clausurados. 
Read More
Agenda

junio, 2024

Filtrar eventos

No hay eventos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X