Grito de libertad

La trata y explotación son alarmantes, para prostitución infantil, producción de contenidos sexuales para las redes o la venta y envío de menores de edad a otro país. En no pocos casos, la madre o la familia son quienes explotan al menor.

Pensé que exageraba cuando dijo no llevar a su hija al parque por miedo a que se la robaran. Sigo creyendo que hay sitios de recreación y esparcimiento seguros y que, dependiendo de las precauciones, la trata de niños es evitable. Pero entendí mejor su angustia cuando permanecí atornillado a la silla, reflexivo, hasta el final de los créditos de la película. Era consciente del drama silencioso del que acababa de ser testigo, pero no lo suficiente.

El engaño al menor o a la familia y en ocasiones la extorsión, suelen ser punto de partida del reclutamiento, desplazamiento y explotación sexual, de niños, niñas y adolescentes. En las calles, burdeles, discotecas, salas de masajes y bares, espectáculos sexuales o en la producción, promoción y distribución de pornografía, turismo sexual y abuso físico. Un millón ochocientos mil niños y niñas, al año, son víctima de estos crímenes atroces.

Bill Ballard es real, igual que lo que narra el largometraje. Cansado de arrestar pedófilos y desarmar redes de explotación infantil en el Departamento de Seguridad de Estados Unidos, sintió inconclusa su tarea: debía ir a rescatar niños secuestrados, convertidos en esclavos con fines sexuales. Y lo hizo, el 11 de octubre de 2014, puso en marcha con las autoridades colombianas, una gigantesca operación, que condujo a liberar 54 niños.

América Latina y el Caribe es una de las regiones con mayor cantidad de niñas y niños víctimas del delito; según la OIT, 550.000 menores, al año, son de esta zona geográfica. La ONU advierte que el número de víctimas a nivel global se ha triplicado en 15 años, registrando 534 flujos de trata; las rutas más frecuentes: de América del Sur a América Central, América del Norte, Europa, el Este de Asia, el Norte de África y Oriente Medio.

La única modalidad de explotación sexual no es física, siendo, quizá, la más abominable. El abuso sexual en internet crece al ritmo de la tecnología y la masificación de las redes y aplicaciones, y el acceso creciente de menores de edad a teléfonos celulares. Se valen de todo para capturar la atención y enganchar a sus víctimas; se hacen pasar por niñas y niños y ‘enriquecen’ el engaño haciendo participar terceras personas, todas ficticias.

Una vez envía una primera foto o video, el menor termina y se siente secuestrado por su ingenuidad y por su miedo. En ocasiones el agresor le da un regalo, luego amenaza con difundir el material íntimo, si no manda contenidos sexuales más explícitos y duros. Los sitios web de pedófilos virtuales y activos, foros de apología al delito, símbolos que solo ellos descifran, y redes de distribución y de coleccionistas de imágenes, es descomunal.

En Colombia, indica el ICBF, la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes es un delito invisible. No es solo el turismo sexual en Cartagena, tan mencionado. En Bogotá, Medellín, Cali y Manizales, la trata y explotación son alarmantes, para prostitución infantil, producción de contenidos sexuales para las redes o la venta y envío de menores de edad a otro país. En no pocos casos, la madre o la familia son quienes explotan al menor.

Increíble que Sonido de Libertad hubiese sido prácticamente vetada para ser distribuida por Disney, Netflix y Prime Video, y tuviesen que reunir 7.000 inversionistas para hacerla realidad. Una película desgarradora, delicada y profunda, sin una sola escena censurable, que evidencia lo peor y lo mejor del ser humano. Un llamado de alerta, imperdible. Los niños de Dios no están en venta, reza el subtítulo. No están en venta, punto, sean o no de Dios. La esclavitud existe, se sabe. Pero este drama, sórdido, amerita un grito de libertad.

Francisco José Lloreda Mera

Fuente: https://www.elpais.com.co/

Agenda

junio, 2024

Filtrar eventos

No hay eventos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X