El voluntariado hospitalario de la AECC cuenta con más de 200 personas en Castilla-La Mancha

Para paliar la soledad, para escuchar, para abrazar o, simplemente, para saber que están ahí para lo que haga falta, para todo eso y mucho más los hospitales públicos de Castilla-La Mancha cuentan con más de 200 voluntarios de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Sólo en Albacete, este ‘equipo’ está presente desde hace más de un cuarto de siglo.

¿Quiere sumarse? Llame al 900 100 036

Supervivientes, jubilados, amas de casa o estudiantes. El voluntariado hospitalario de la AECC es de lo más variopinto, pero hay un interés común que lo iguala: ayudar a los pacientes oncológicos y a sus familias en lo que necesiten.

Estos ‘ángeles’, que recorren los pasillos con sus batas blancas y el símbolo verde de la asociación, están en los hospitales de día, en Oncología, Radioterapia, Pediatría y en Hematología. Hacen acompañamiento domiciliario, están detrás del teléfono y tanto organizando talleres para distraer a los pacientes como recorriendo con su bandeja de cafés y zumos cada rincón de los centros sanitarios.

“En esta vida no sabes lo que te puede pasar, pero querrías que no te faltara ayuda cuando suceda”, cuentan Mari Sol Bleda y Ana Fe Martínez, dos hellineras que no faltan a sus citas semanales con el voluntariado hospitalario de la AECC en el Hospital General Universitario de Albacete, donde se organizan 41 personas.

Y es que los beneficios a nivel emocional son “tremendos” tanto para los pacientes y familiares como para los voluntarios. Así lo reconoce María José Fernández, psicóloga de la AECC en Albacete y coordinadora de voluntariado, quien explica que quien quiera sumarse sólo tiene que llamar al teléfono 900 100 036, que funciona las 24 horas del día.

Albacete empezó con el voluntariado hospitalario hace más de 25 años

Desde jóvenes de 16 años hasta veteranas como Fina Ortega, que lleva más de 25 años colaborando, forman parte de este voluntariado que lidia cada semana con el cáncer, con el dolor y la soledad que puede llegar a provocar, pero también con la alegría de los supervivientes.

“Hay gente que no tiene quién le acompañe, pero igual que para estas personas es muy importante anímicamente descargar, que los escuchen, para nosotros también es un aliciente sentirnos útiles”, insisten las voluntarias que, como Lucía Paños, de 17 años, ven, además de un voluntariado, su vocación.

Fuente: https://diariosanitario.com/

Agenda

junio, 2024

Filtrar eventos

No hay eventos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X